Artículos de Opinión

Monseñor Carlos Casanueva, Rector de la Universidad Católica, era un “hincha” de Salvador Allende.

En la inauguración del hospital de ese plantel, dijo emocionado al finalizar, su discurso de apertura: “Gracias a Dios y al Doctor Salvador Allende, se inaugura este hospital”. La historia fue la siguiente:

En 1939, bajo la presidencia del recordado mandatario Pedro Aguirre Cerda, Monseñor Casanueva, llamado cariñosamente “don Carlitos”, llegó hasta la oficina del Ministro de Salud, don Salvador Allende Gossen, y luego de un cordial saludo, explicó el motivo de su visita:

- Quería hablarle, Ministro, de nuestro hospital. Están los trabajos muy adelantados... pero falta plata, Ministro, ¡falta plata!.
Y luego de un hondo suspiro prosiguió:
- Hay que pensar en la ayuda que recibirán tantos menesterosos, usted lo comprende mejor que nadie, Ministro, por eso recurro a su benevolencia, con 20 millones, me parece, saldríamos del paso. Confío en Dios y en usted ¿podría dármelos?.
Salvador contestó con un seco no, que desconcertó a Don Carlos, a pesar de lo cual éste continuó con tenacidad:
- La necesidad de ese Hospital me hace insistir, 20 millones es poco para el bien que podemos realizar. ¿No piensa usted lo mismo, Ministro?,
Allende sonrió con picardía, respondiendo:
Claro que es poco don Carlitos; le daré 30 millones. Con eso saldrá airoso de sus dificultades.

El Ministro cumplió su palabra.

Déjanos tu opinión para este artículo:

Este contenido es parte de los manuscritos del libro Puelche, que María Lefebre preparaba antes de su partida.

Para saber más, pincha aquí.

ADQUIRIR LIBRO PUELCHE

 

 

Secciones

Vida y Obra

Explorar

Puelche

Explorar

Sobre María

Explorar

Tarot Lefebre

Explorar