Artículos de Opinión

María volvió la cara a la gitana, sonriéndole, hechizándola con sus ojos que descubrían el doble fondo de la tierra y del hombre, y le gritó, mandándola:

«¿Qué vas a verme tú la suerte a mí! ¡Dame tu mano! ¿Sabes quién te habla?: María Lefebre!

La gitana, vencida , escuchó «su suerte» ante aquella maestra, y cuando María terminó sus vaticinios, le pasó un billete de de diez pesos:

-¿Pueden venir los de la tribu? - preguntó respetuosa.

María, con solemnidad, fijó horas de atención a los gitanos y una tarifa. Durante más de un mes comimos agadecidos del azar, que bien podría llamarse María Lefebre.

 

Relata Andrés Sabella.

Déjanos tu opinión para este artículo:

Secciones

Vida y Obra

Explorar

Puelche

Explorar

Sobre María

Explorar

Tarot Lefebre

Explorar