Artículos de Opinión

Para nosotros es un verdadero orgullo crear, publicar, mantener y desarrollar este sitio web dedicado a quien fuera - creemos - una de las mujeres destacadas de la historia del siglo XX en Chile. Una mujer que nació en la opulencia, para luego vivir casi todo el siglo en la autonomía y la autogestión, vinculada preferentemente a la producción periodística y literaria, a la cartomancia, y a ser protagonista de la bohemia cultural chilena.

Tenemos muchas razones para realizar este trabajo. Entre ellas, y en primer lugar, porque es nuestra familia, que diera inicio a un clan de decenas de personas (tuvo doce hijos) muchos de los cuales reconocen en ella un hito genealógico, esto es, con ella - de alguna manera - se inicia nuestra presencia consciente, en el mundo.

En segundo lugar, su aporte al movimiento artístico y cultural chileno del siglo XX es inconmensurable. Un profesor nos decía "Quien no ha leído Las Venas Abiertas de América Latina, de Eduardo Galeano, no sabe nada de América Latina". Nosotros decimos: Quien no conoce a María Lefebre, no sabe nada de la bohemia chilena del siglo XX. En 1966, el diario El Siglo premonitoriamente se refirió a María Lefebre como "la última bohemia" (ella falleció en 1972). Nosotros agregamos, María Lefebre fue también "la primera okupa", al albergar en su "casa okupada" a generaciones de escritores, poetas, músicos, periodistas, pintores, dibujantes... quienes en un contexto de "Estado desarrollista y cultura romántica", vivían intensamente entregados a la literatura y las artes, muchas veces sin preocuparse de aspectos materiales, pero estableciendo una sociabilidad hoy prácticamente desaparecida. En ese sentido, la casa de María fue un hito en la ciudad de Santiago.

En tercer lugar, sus aportes en el campo de la cartomancia son paradigmáticos, en la medida en que creó, diseñó y publicó una baraja tipo tarot, que retrata o configura conceptualmente, en gran medida, la sociedad chilena de las primeras décadas del siglo. Una baraja de 70 "arcanos mayores" que posee una capacidad explicativa y predictiva escalofriante. Naipe con el que enseñó a leer a personas como el cineasta y tarotista Alejandro Jodorowsky, el tarotista Alejandro Hales, la escritora Marisol Castillo, entre otros. Y que hoy día utilizan varias personas a través de servicios profesionales de lectura.

En cuarto lugar, la recomposición agrupación, ordenamiento de los manuscritos originales de su último proyecto literario, su libro llamado "Puelche", que contiene narraciones y menciones de tipo "anecdotario", acerca de más de 200 personas vinculadas a este "movimiento cultural" del siglo XX,  se constituye en una fuente de datos para contribuir a la necesaria semblanza del pasado reciente de un Chile actualmente desaparecido; un chile donde administradores públicos, políticos, periodistas, artistas, literatos, se mezclaban en torno a una "forma de ser", en el contexto de una sociedad en la que si bien se expresaban antagonismos, avanzaba "hacia mejor", respetando a las mayorías.

Una parte del libro Puelche fue publicado en el libro "La Última Bohemia" de su nieta Sylvia Baronti (obra recomendada). No obstante, estaba pendiente publicar el libro tal cual, con su propia numeración de páginas, títulos y detalles que los manuscritos contienen, algunos de los cuales desaparecieron, y otros aparecieron traspapelados en el archivo familiar. Un conjunto de casi 120 páginas mecanografiadas, enmendadas y garabateadas a lápiz por la propia María. Una joya en tanto objeto y un claro aporte a la literatura y la historia nacional. Hoy gozan de vida eterna al estar ya digitalizados.

En quinto lugar, aprovechando la capacidad en producción de tecnología web, que algunos de sus parientes tenemos, se nos hizo muy posible realizar esta obra, que si bien se inicia con la autoría de quien suscribe, esperamos recibir tantas contribuciones que finalmente será de un autor colectivo, parte del patrimonio familiar, y de todo el país y del mundo. La experiencia nos muestra que los archivos físicos o incluso digitales familiares generalmente terminan perdiéndose por diferentes motivos, por ello, un sitio web alojado en un servidor es garantía de que muchos podrán acceder a la información y que esta perdurará.

Por último, recogemos la solicitud de Licha Vallerino, quien en su artículo de la Revista Dominical del Diario La Nación de 1972, con ocasión de la partida de María, nos decía:  "Algún día, alguna mano cariñosa, como fue la suya... reunirá [todo] en un texto. Será ése el mejor homenaje que se le rinda y la prueba más tangible de la gratitud que muchos le deben". 

Invitamos, por tanto, a leer las páginas, comentar, aportar y disfrutar sus contenidos. 

Bienvenidos a MariaLefebre.cl.

 

 

Hugo Baronti Barella

Bisnieto de María Lefebre

Santiago, 2 de enero de 2016.

 

 

Déjanos tu opinión para este artículo:

Secciones

Vida y Obra

Explorar

Puelche

Explorar

Sobre María

Explorar

Tarot Lefebre

Explorar