Artículos de Opinión

Cuando Raúl Morales Álvarez se inicio en el periodismo como reportero policial, acababa de cumplir 17 años.

Oiga cabrito Morales, gritó su jefe ¡Apúrese!. En la calle Diez de Julio esquina de Portugal apuñalaron a uno. Averigüe lo que más pueda. 

Raúl salió disparado. ¡Era su oportunidad!.

Llegó casi junto con el reportero gráfico. Un grupo de curiosos era disuelto por el guardián.

El herido o muerto yacía cuan largo era en el cantón de la calle. Los reporteros mostraron sus credenciales y, mientras uno enfocaba al caído, el otro interrogaba al “paco” - ¿qué pasó aquí? - ¿a qué hora ocurrió? - ¿y el otro? - el policía con el mismo laconismo contestó: riña, una y cuarto, arrancó.

Era bien poco lo que había podido averiguar. Morales – picado – antes de que pudieran impedírselo, pescando de la solapa al herido le preguntó – ¿quién te mató? – el hombre con voz rabiosa contestó: - Y a vos que te importa “cabro huevón”.

 

Déjanos tu opinión para este artículo:

Este contenido es parte de los manuscritos del libro Puelche, que María Lefebre preparaba antes de su partida.

Para saber más, pincha aquí.

ADQUIRIR LIBRO PUELCHE

 

 

Secciones

Vida y Obra

Explorar

Puelche

Explorar

Sobre María

Explorar

Tarot Lefebre

Explorar