Artículos de Opinión

Filiberto Baronti Arevalo

Se cuenta que Sylvia Barella trabajaba en la Alianza de Intelectuales, ubicada en calle Estado N° 15. Vecina a este lugar se encontraba la sala donde se reunían los músicos.

Por esos días, el más perseverante admirador, Filiberto Baronti, quien sería primer violín de la Orquesta Sinfónica, y uno de los autores de la ley que rige hasta hoy día.

Filiberto se enteró por una conversación telefónica que Sylvia había invitado a María a cenar en el Restaurante Imperio, como solía ocurrir cuando Sylvia cobraba su sueldo. Ocasión que no desperdició el apasionado violinista y se acopló a la invitación.

La cena estuvo espléndida. No faltó el vino y la conversación amena.

Ya estaban en el postre, cuando María preguntó sin preámbulos, ejerciendo sus dotes de casamentera.

- Filiberto. ¿Tú tienes intenciones de casarte con Sylvia?

Al escuchar la pregunta, Sylvia se levantó indignada de la mesa, y salió del lugar. El galán, salió corriendo tras ella y desde la puerta del “Imperio”, gritó: - ¡Señorita Sylvia!, ¡señorita Sylvia!, venga a pagar la cuenta.

 

Déjanos tu opinión para este artículo:

Este contenido es parte de los manuscritos del libro Puelche, que María Lefebre preparaba antes de su partida.

Para saber más, pincha aquí.

ADQUIRIR LIBRO PUELCHE

 

 

Secciones

Vida y Obra

Explorar

Puelche

Explorar

Sobre María

Explorar

Tarot Lefebre

Explorar