Artículos de Opinión

Fernando se tambaleó, trató de tomarse de una de las pilastras del templo de San Agustín, quiso abarcarla entera con sus brazos, ¡no podía sujetarse!. Hizo un último esfuerzo, para caer por fin cuan largo era en plena calle Estado, a la salida de la misa de doce... las mujeres se arremolinaron a su lado, también se acercaron algunos señores.

- ¿Qué le pasa a éste joven?
- Es un ataque
- Parece que está muerto
- La botica Petrizzio está de turno - dijo uno de buena voluntad, ofreciendo su automóvil. Lo echaron dentro y caminaron despacio el corto trecho que los separaba de ella, seguido de una veintena de personas. Lo bajaron, tendiendo cuidadosamente en el suelo de la farmacia.
- Puede ser una conmoción
- No conviene moverlo
- Llamaré a un doctor – dijo asustado el boticario
- Déle algo mientras tanto, pidió un señor al dependiente.
- Tiene los labios secos – dijo otra - ¿qué podría tomar?

Como volviendo de los brazos de la muerte Fernando se sentó con gran esfuerzo:

Un tinto - dijo – y se desplomó pesadamente.

 

Déjanos tu opinión para este artículo:

Este contenido es parte de los manuscritos del libro Puelche, que María Lefebre preparaba antes de su partida.

Para saber más, pincha aquí.

ADQUIRIR LIBRO PUELCHE

 

 

Secciones

Vida y Obra

Explorar

Puelche

Explorar

Sobre María

Explorar

Tarot Lefebre

Explorar