Artículos de Opinión

Con Julio, me unía una gran amistad. Pintó una tela para mí, sobre un mantel celeste un vaso con una flor siempre viva. En mis continuos viajes, la tela sufrió quebrajaduras. Julio me la pidió para remozarla. Ya en Santiago, mi trabajo en un diario nos alejó. La muerte del maestro a quién quise tanto la supe por la prensa, entristeciéndome hasta el llanto.

Pasó un año, Magali Ortíz guardó para mí una tela de su padre, y sin saberlo era precisamente mi tela. Le gustó la claridad de la pintura, la simplicidad de su composición y decidió ofrecérmela.

Y aquí se complica la anécdota. Dije que era mi tela. Sólo que las queridas manos del maestro, habían pintado junto al vaso y la flor una manzana tentadora...

Déjanos tu opinión para este artículo:

Este contenido es parte de los manuscritos del libro Puelche, que María Lefebre preparaba antes de su partida.

Para saber más, pincha aquí.

ADQUIRIR LIBRO PUELCHE

 

 

Secciones

Vida y Obra

Explorar

Puelche

Explorar

Sobre María

Explorar

Tarot Lefebre

Explorar