Artículos de Opinión

A raíz de los funerales de Carlos Canut De Bon, escultor, un grupo de amigos nos fuimos al “Quitapena”, cerca del cementerio. Roco estaba silencioso, medio tumbado sobre el mesón, bebía sus copas “al seco”.

Cuando nos retirábamos del establecimiento, costó sacarlo del sueño en que estaba sumido, se había dormido apretando el vaso hasta romperlo. Gruesas gotas de sudor surcaban su pálida frente, y, como saliendo de una horrible pesadilla, gritó:


- Mierda... mierda... ¡No somos más que mierda!

 

Déjanos tu opinión para este artículo:

Este contenido es parte de los manuscritos del libro Puelche, que María Lefebre preparaba antes de su partida.

Para saber más, pincha aquí.

ADQUIRIR LIBRO PUELCHE

 

 

Secciones

Vida y Obra

Explorar

Puelche

Explorar

Sobre María

Explorar

Tarot Lefebre

Explorar